PRIMAVERA ENTRE NATURALEZA Y CULTURA EN LA SIERRA DE ARACENA

BY HOTEL CONVENTO ARACENA & SPA 19/04/2019 Actividades fin de semana en Aracena

Una de las acepciones en la definición de la palabra ‘primavera’ que puede encontrarse en el Diccionario de la lengua de la Real Academia Española es “tiempo en que algo está en su mayor vigor y hermosura”. Unas palabras que pueden aplicarse de manera inequívoca al Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche , lugar donde se encuentra enclavado nuestro destino para el próximo fin de semana, la hermosa localidad serrana de Aracena. Superada la Semana Santa, época de recogimiento y procesiones, es el momento para reencontrarnos con una naturaleza que se nos muestra en todo su esplendor. El verde de la hierba, la inmensa gama de colores de las flores, el hipnotizante sonido del cortejo de los animales, el rumor del agua que nace del deshielo del invierno… En definitiva, unos días para disfrutarlos solo, en pareja o con todo la familia.

Como alojamiento, nada mejor que un lujoso y confortable hotel ‘encerrado’ entre las paredes de lo que fuera un antiguo convento del siglo XVII. De aquella época, además de la arquitectura del edificio, se conservan en perfecto estado su claustro y sus jardines. En ellos, el visitante encontrará la tranquilidad necesaria para pasear o dedicarse a la lectura de un buen libro. Su adaptación al siglo XXI pasa por unas habitaciones amplias y confortables donde disfrutar del descanso; por unas zonas comunes modernas y con todos los servicios que puede esperar el más exigente de los clientes; un restaurante donde degustar una gastronomía basada en productos locales, con el cerdo ibérico como principal protagonista; y un spa donde sus aguas ayudarán a relajar cuerpo y mente para olvidar, por unos instantes, el complejo y estresante día a día. El Hotel Convento Aracena & Spa es el lugar perfecto para disfrutar de unos días de descanso y turismo.

Respirar un aire puro y fresco, sentir en los labios y en la piel el refrescante agua que nace de sus fuentes y manantiales, la amplia variedad cromática de un paisaje de dehesas y bosques, el sabor de una gastronomía única en la que la cría de uno de los mejores cerdos ibéricos del mundo es una referencia obligada, el aroma de las flores que adornan caminos y senderos, el delicioso olor de los productos que brotan de sus huertas, la tranquilidad y belleza de unos pueblos serranos cuyas gentes reciben con los brazos abiertos al visitante y un rico patrimonio histórico y cultural son algunos de los muchos placeres que regala uno de los entornos naturales más espectaculares de Huelva, el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, ubicado en el norte de la provincia y formando parte del conjunto de cadenas montañosas denominado Sierra Morena.

La primavera es especialmente hermosa en un espacio ocupado tradicionalmente por un bosque mediterráneo acicalado de encinas, alcornoques, quejigos, robles y castaños, con un pasado que se remonta miles de años en la Historia de la Humanidad. Dehesas y bosques de ribera alfombrados de madroños, jaras, lentiscos y romeros invitan al visitante a ‘perderse’ por sus senderos en busca de la paz y el sosiego que ofrecen los sonidos de la naturaleza. Unos paseos en los que poder observar una fauna que cuenta con una amplia variedad de aves rapaces, como el águila imperial ibérica, el buitre negro o la cigüeña negra, esta última formando parte del catálogo de especies en peligro de extinción. También habitan la zona, entre los mamíferos, el gato montés, la garduña, la gineta, el meloncillo, el turón, el ciervo o el jabalí. Y por las cristalinas aguas de sus riachuelos juguetean nutrias, jarabugos, sábalos, calandinos, colmillejas o pardillas, entre otras especies. También cuenta con anfibios como la rana de San Antonio, la salamandra o el sapo partero ibérico.

El paisaje se combina, además, con un legado histórico y patrimonial que engloba a una quincena de localidades cuyos cascos históricos han sido catalogados como Bien de Interés Cultural, entre ellas Aracena, y que muestran al viajero castillos y fortalezas, grutas (como la impresionante Gruta de las Maravillas), mezquitas, ermitas, restos arqueológicos, vestigios romanos… que le permitirán sentirse protagonista de otros tiempos.

Compartir este Post: