RUTA SENDERISTA FUENTEHERIDOS-GALAROZA-CASTAÑO DEL ROBLEDO

BY HOTEL CONVENTO ARACENA & SPA 17/05/2019 Senderismo en Aracena

Llega el buen tiempo y con él las ganas de disfrutar de una naturaleza que se nos muestra ahora en todo su esplendor. Es el momento de salir al campo solo, en pareja o en compañía de toda la familia y pasear por los muchos entornos naturales que nos ofrece Andalucía. Una de las zonas más hermosas es el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y las muchas localidades con encanto que pueblan este espacio en el norte de la provincia de Huelva. La ruta elegida, una de las más hermosas y representativas de la zona, está conformada por un recorrido circular por caminos rurales de algo más de 17 kilómetros (una longitud que puede ser excesiva para ir con niños o personas mayores poco habituadas a caminar) que une las localidades de Fuenteheridos, Galaroza y Castaño del Robledo.

Caminar, contemplar bellos paisajes, respirar aire puro, observar una naturaleza esplendorosa tanto en su flora como en su fauna, escuchar el silencio solo roto por el canto de las aves que habitan los cielos de este enclave y, como colofón, disfrutar de un alojamiento que convertirá estos días en una experiencia difícil de olvidar. El Hotel Convento Aracena & Spa es un establecimiento hotelero de cuatro estrellas situado en la localidad de Aracena, en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, y ubicado entre las cuatro paredes del que fuera un antiguo convento del siglo XVII. Totalmente remodelado, cuenta con todos los servicios que desea el más exigente de los viajeros. Cómodas habitaciones, espacios comunes de gran versatilidad, jardines y un claustro donde encontrar paz y tranquilidad, los efectos ‘sanadores’ del agua que ofrece su spa o un restaurante con una sabrosa gastronomía basada en los productos de la zona.

La calle Esperanza Bermúdez en la localidad de Fuenteheridos es el punto de partida para esta ruta. Por ella se llega, después de caminar unos minutos juntos a la carretera HU-8114, hasta el camino viejo de Galaroza, sendero que discurre de manera suave por un espacio plagado de una vegetación muy variada que busca las sombras que proyectan sobre el suelo los alcornoques, las encinas y los castaños que crecen a lo largo del camino. En algunos tramos, el caminante se encontrará también con un bonito bosque de pinos y con el popularmente conocido como Bosque Encantado. Durante una pequeña parte del camino, el compañero de viaje será el Arroyo de la Nogalera. Bajando hacia Galaroza hay que tomar el desvío de la izquierda, encontrándonos con un estrecho sendero en cuyo lado izquierdo se contemplan los restos de la antigua Casa Monteblanco, que en otro tiempo sirvió de lagar para la uva.

Más adelante se cruza un espectacular bosque de pinos, el Barranco de la Fuente del Aliso y el río Múrtiga. Es el preámbulo, un camino que tras cruzar la N-433 lleva hasta la calle Cuesta Palero, antes de llegar a Galaroza, un municipio que cuenta con un casco urbano catalogado como Bien de Interés Cultural y que cuenta con construcciones de especial belleza como la Ermita de Santa Brígida, la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción o la Fuente de Nuestra Señora del Carmen. La entrada a la localidad se hace por la zona conocida como la ‘Farruca’ para llegar a encontrarse con el barranco del Pedregal o arroyo del Alamillo, que suele contar siempre con agua en su cauce.

El camino que llevará hasta Castaño del Robledo, un espacio por donde cursan numerosos arroyos conformando un paisaje de extraordinario atractivo, sale de Galaroza por la calle Abajo y cruza la carretera Sevilla-Lisboa. Se trata del sendero conocido con el nombre de Ribera de Jabugo. Durante el recorrido se vuelve a cruzar el río Múrtigas, que nos acompañará durante unos cuantos kilómetros zigzagueando a la derecha del sendero. En tramos en Castaño del Robledo por la calle Soledad.

Una vez en Castaño del Robledo, se puede aprovechar para hacer un alto en el camino para reponer fuerzas mientras se disfruta de un conjunto arquitectónico, declarado Bien de Interés Cultural, en el que destacan la Iglesia de Santiago el Mayor, los Humilladeros del Señor, la Fuente y algunas casas antiguas. Una subida al Mirador de los Conejales permite contemplar una de las más bellas panorámicas del Parque. El regreso a Fuenteheridos se hará por el sendero rodeo al Cerro del Castaño, un camino flanqueado por muros de piedra por los que trepan hiedras, zarzas y madreselvas y donde pueden contemplarse buena parte de los árboles característicos del Parque: quejigos, encinas, alcornoques, madroños, pinos, robles y castaños; y por el Sendero de la Urraleda desde el que, tras cruzar el barranco que lleva su mismo nombre y dejando a la derecha el Humilladero de la Verónica, el caminante de adentra en Fuenteheridos por la calle Médico González, donde se pondrá punto y final a la ruta.

TAGS
Compartir este Post: