x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana aquí

Cortegana

CORTEGANA, UN PARAISO ESCONDIDO EN LA SIERRA DE ARACENA

Conoce Huelva,   -   4 Marzo, 2021

El pueblo de Cortegana, ubicado en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche en el norte de la provincia de Huelva, podría pasar inadvertido para el viajero, pero la verdad es que encierra una patrimonio histórico-artístico muy interesante y una riqueza natural que hará las delicias de senderistas y ciclistas y de cualquier amante de la naturaleza. El pueblo cercano de Aracena puede servirnos como base de operaciones al alojarnos en un hotel de cuatro estrellas con encanto, el que le proporciona estar alojado entre las cuatro paredes de un antiguo convento del siglo XVII.

El paisaje está conformado por dehesas y pequeñas elevaciones cubierta, de manera predominante, por encinas, alcornoques, castaños y monte bajo y los numerosos cursos de agua que discurren por estas tierras. Su término municipal forma parte del Paraje Natural de Las Peñas de Aroche y del de Sierra Pelada y Ribera del Aserrador. Además, en la zona podemos encontrar algún hotel rural con encanto que hará que nuestros días de ocio con la familia o los amigos se conviertan en un experiencia única e inolvidable.

Los primeros indicios de presencia humana en esta zona, en forma de numerosos utensilios de piedra, se remontan al Neolítico, aunque es en el Calcolítico, hacia el 2500 a.C., cuando ya se constata la presencia de numerosos poblados. Hay fuentes que apuntan a que fue fundada por los turdetanos y que durante la época romana fue la antigua Corticata. En la larga etapa de dominación musulmana de Al-Ándalus, Cortegana fue cabecera de una de las comarcas del Reino de taifa sevillano hasta que en 1231 el rey de Portugal Sancho II, apoyado por la Orden Hospitalaria de San Juan, conquista la zona.

Solo unos años después, en 1248, pasa a formar parte del Reino de Castilla bajo el reinado de Fernando III de Castilla, conocido con el paso de los siglos como San Fernando. El Tratado de Badajoz puso fin a las disputas en esta zona entre castellanos y portugueses. El castillo de la localidad, como casi todos los de la zona, pertenecieron a la conocida como Banda Gallega, línea de defensa del Reino de Sevilla frente a la amenaza de Portugal y de las Órdenes Hospitalarias asentadas en el sur de Extremadura.

Pero volvamos al presente para recorrer el casco urbano de la localidad, de gran belleza en su conjunto y que reúne todas las características de la arquitectura popular de la zona. El Castillo y la Iglesia del Divino Salvador tienen la catalogación de Bien de interés Cultural. Pero también son de gran interés la Casa Estrada; las casas mudéjares (datadas en el siglo XIV); las ermitas de Nuestra Señora de la Piedad, San Sebastián y el Calvario; sus numerosas fuentes; la plaza de toros, una de las más antiguas de España al estar datada en 1854; y sus dos casinos. En  la comarca, además, podemos hallar alojamientos rurales de calidad en la sierra de Huelva.

El castillo, que fue restaurado en la década de los 70 del siglo XX, se localiza en la cumbre del cerro en cuyas laderas se asienta el pueblo, junto a la ermita de Nuestra Señora de la Piedad. Se compone de dos sectores: la cerca, primera línea de defensa del recinto conformada por un potente muro de mampostería, protegido a intervalos regulares por torres de planta cuadrada y rectangular; y el alcázar, un edificio de reducidas dimensiones emplazado en el centro del recinto. El patio de armas es el espacio abierto más amplio de la edificación y permite acceder a cualquiera de las torres o estancias. Cuenta con un aljibe destinado recoger agua de lluvia ante posibles asedios.

La Iglesia del Divino Salvador es el edificio de culto religioso más emblemático de Cortegana, y muestra estilos gótico-mudéjar, renacentista y barroco. Alberga numerosos bienes que constituyen su decoración y ajuar y el Tesoro parroquial esta considerado uno de los mejores de toda la provincia de Huelva. La Casa Estrada fue erigida a finales del siglo XIX y principios del XX y es la más monumental de todas las casas-palacio de la localidad. En su fachada principal destaca el estilo neoplateresco mientras en su parte trasera predomina el neomudéjar. Su interior presenta tendencias isabelinas, francesas y modernistas. Las Casas Mudéjares, ubicadas en la calle La Caza, son la manifestación más antigua conservada de viviendas de arquitectura popular.

En nuestro campamento-base, donde estamos alojados en un hotel con encanto en Aracena, podemos aprovechar para conocer la sorprendente Gruta de las Maravillas; adentrarnos en el mundo del cerdo ibérico, gran estandarte de la zona, en el Museo del Jamón; acercanos a conocer su castillo y su Iglesia Prioral; o sumergirnos en la cultura actual en el Museo de Arte Contemporáneo de Andalucía, el único de este tipo al aire libre en la región.

Compartir este Post: