x

¿Quieres celebrar la navidad o fin de año en nuestro convento?

Consulte nuestros paquetes especiales aquí.

Ratonperez galaroza

DE VISITA EN LA CASA DEL RATONCITO PÉREZ EN EL PUEBLO DE GALAROZA

Otoño en Huelva,   -   23 Septiembre, 2021

En 1894 Luis Coloma escribió para el que fuera rey Alfonso XIII, que por entonces contaba con solo ocho años, un cuento cuyo protagonista, aprovechando que al joven heredero se le había caído su tercer diente, un cuento cuyo protagonista era un pequeño roedor, el ratoncito Pérez. Un personaje de ficción que acabó cobrando vida y acudiendo cada noche a recoger de debajo de las almohadas los dientes que se les habían caído a los niños, dejando a cambio un pequeño regalo. Primero vivió en una caja de galletas. Más tarde en un agujero en la pared. Y ahora vive en una casa en el pueblo de Galaroza. Quizás algún día se aloje en un hotel de cuatro estrellas en Aracena.

La propuesta de esta semana está dedicada a los más pequeños. A quienes aún creen en las cosas sin tener que verlas. Aquellos que se dejan atrapar por la magia y la ilusión y que no se hacen preguntas incómodas. Ellos se acercarán a conocer la casa donde el ratoncito Pérez vive en Galaroza, en pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y a muy poca distancia de nuestro hotel con el encanto de un convento del siglo XVII, con la ilusión de poder verlo, algo muy difícil de conseguir pues, al trabajar de noche, se pasa el día descansando. Y no le gusta mucho que lo molesten. Sin embargo, nada es imposible. Y seguro que algún pequeño podrá verlo, aunque sea solo un segundo, cuando sale de casa para viajar al País de las hadas. Les lleva los dientes recogidos, para que sean triturados y convertidos en polvos mágicos.

La casita de este pequeño roedor amigo de los más pequeños está ubicada en el camino de subida al Cerro de Santa Brígida. La visita puede servirnos para recorrer el sendero circular que, acompañado por las riberas de los ríos Jabugo y Múrtigas, recorre los pueblos serranos de Galaroza, Jabugo y Las Chinas. Un valle que parece de cuento y que nos muestra toda la belleza de la Sierra de Aracena, con sus dehesas salpicadas de alcornoques, encinas y castaños y sus bosques de ribera que acompañan a los muchos cursos de agua que discurren por las que son las últimas estribaciones de Sierra Morena.

La historia de Galaroza se remonta al siglo VIII y a la ocupación musulmana, una vez que su nombre parece derivar de ‘Al-Aroza’, es decir, ‘Valle de la Noria’. Durante el siglo XII fue unas veces de Castilla y otras de Portugal. Hasta que, en el año 1267, por el Tratado de Badajoz, queda definitivamente adscrita al reino castellano, estando durante toda la Edad Media bajo la jurisdicción de Aracena, localidad que será nuestro campamento base en estos días de ocio y descanso y donde nos alojaremos en un hotel de cuatro estrellas con spa. En 1559 el duque de Alcalá compra Galaroza, que pasa a ser tierra de señorío. Su dependencia del Reino de Sevilla acaba en 1833, cuando España se divide en provincias.

Su centro urbano, que mantiene la esencia de un pueblo típico de la comarca, está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico. Son lugares que debemos visitar la parroquia de la Purísima Concepción, construida en el siglo XVII y reparada en el XVIII para paliar los daños ocasionados por el terremoto de Lisboa de 1755; la ermita de La Divina Pastora; las eras comunales, muy próximas entre sí y elevadas sobre un pequeño cerro al noroeste del pueblo; la Fuente de Nuestra Señora del Carmen, conocida popularmente como de los Doce Caños y cuyas aguas proceden de un manantial situado bajo el Cerro de Santa Brígida; las iglesias del Carmen y de Nuestra Señora del Rosario; la ermita de Santa Brígida, un magnífico mirador para disfrutar del valle del Múrtigas; y Las Pizarrillas, pequeño monumento marmóreo que representa una cruz sobre un pedestal adornado con cuatro faroles.

Compartir este Post: