x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana

Buitre negro4

EL BUITRE NEGRO, GRAN ESTANDARTE DE LA FAUNA DE LA SIERRA DE ARACENA

Cada vez queda menos para que volvamos a disfrutar de una de nuestras aficiones favoritas, viajar, conocer nuevos espacios y lugares, revisitar aquellos parajes que tan buenos recuerdos traen a nuestra mente… Pero mientras ese momento llega, habremos que contentarnos con dejar vagar nuestra imaginación y volar hacia aquellos lugares en los que habremos de reencontrarnos con sensaciones que ahora parecen olvidadas. Un lugar al que volver es el Parque Sierra de Aracena y Picos de Aroche, un enclave natural único que ocupa la zona occidental de Sierra Morena.

Y allí, en pleno corazón de ese espacio de dehesas pobladas de encinas, alcornoques, castaños, huertas y olivares ecológicos, se encuentra la localidad de Aracena, que da nombre al Parque. Y en ella, a los pies de su majestuoso castillo y de su bella iglesia prioral, se halla el Hotel Convento Aracena & Spa. Un establecimiento hotelero de cuatro estrellas con todo el encanto que le proporciona estar enclavado entre las cuatro paredes de lo que fuera un antiguo convento dominico del siglo XVII, el convento de Jesús, María y José. Tras una remodelación totalmente respetuosa con su pasado, el hotel ofrece al viajero todas las comodidades y servicios para hacer su estancia un placer para los sentidos.

A la espera de que el hotel vuelva a abrir sus puertas y para tener constancia de todo aquello que nos espera en este paraíso del norte de la provincia de Huelva, traemos a este blog un recorrido por la fauna del Parque Natural. Una fauna que podremos observar a simple vista cuando podamos volver a pasear por sus innumerables senderos y adentrarnos en los excepcionales bosques en galería que acompañan el discurrir de las aguas de la Rivera del Múrtigas, el arroyo del Sillo o la rivera de Montemayor.

Este enclave natural se caracteriza por la presencia de animales típicos del bosque mediterráneo, cuya presencia se ha mantenido sin demasiadas alteraciones, en parte, por el mantenimiento de los sistemas de producción tradicionales. El buen estado de conservación de estos montes provoca que exista una importante comunidad de aves rapaces, siendo uno de sus grandes estandartes el buitre negro, auténtico señor de estos cielos. Se trata de la rapaz más grande de Europa y una de las aves más voluminosas presentes en el planeta, pudiendo alcanzar una envergadura de casi tres metros. Durante siglos sufrió una persecución indiscriminada que lo llevó al borde de la extinción.

También pueden verse buitres leonado; águilas reales, perdiceras, culebreras y calzadas; azores; milanos negros; halcones peregrinos, cernícalos, búhos reales y cárabos. Otras aves típicas de la zona son la garza real, las lavanderas y el martín pescador.

Entre las especies más representativas de los cursos de agua están la anguila, el barbo cabecicorto y la boga de río. Si hablamos de anfibios, podremos observar a la rana verde o común, al sapillo pintojo y la salamandra. En cuanto a los mamíferos destacan la comadreja, el meloncillo, la nutria, el turón y el siempre esquivo gato montés, una de las especies autóctonas más amenazadas de la Península Ibérica. Las dehesas de encinas y alcornoques, paraíso del extraordinario cerdo ibérico que se cría en esta zona gracias a la ingente producción de bellotas, sirve también de hogar para especies como la gineta, el zorro, el jabalí o el ciervo.

Compartir este Post: