ELS JOGLARS TRAE SU ‘SEÑOR RUISEÑOR’ A ARACENA

BY HOTEL CONVENTO ARACENA & SPA 26/09/2019 Eventos en Aracena

Nacido en el seño de la burguesía catalana, Santiago Rusiñol, cuya personalidad intensa y compleja mantiene una visión melancólica, amarga y desencantada de la vida, se halla en su estudio-museo pintando ‘La morfina’, . Su adicción a esta droga en un tiempo convierte esta en una pintura muy significativa en su obra. Unas huestes destructivas que deshacen su casa-museo rompen el efecto estupefaciente en el que parece instalado. Todo lo que le importa, sus objetos, pinturas y obras literarias, es destruido o arrinconado. El enfrentamiento y los conflictos se suceden con ferocidad, sarcasmo y humor. Rusiñol defiende unas formas de vida que se resisten a desaparecer ante el asalto de lo que considera la barbarie. Un escenario que sirve de crítica mordaz, a través de una caricatura sin matices, a la situación creada en Cataluña a raíz del ‘procés’ y de todo aquello que significa el independentismo.

Teatro de calidad y vanguardia en Aracena, . El próximo día 2 de noviembre de 2019, y por primera vez en su larga trayectoria artística, la compañía catalana Els Joglars actuará en el Teatro Sierra de Aracena representando la obra ‘Señor Ruiseñor’. Dirigida y protagonizada por Ramón Fontserè, y con una escenografía muy funcional y plástica en apoyo de la gestualidad de los actores, ‘Señor Ruiseñor’ (así se le conocía en la localidad madrileña de Aranjuez, lugar en el que pasó los últimos años de su vida) narra la curiosa historia de un jardinero que, por cuestiones de salud, acaba trabajando de guía en un museo en visitas teatralizadas. Allí, entre las pinturas de Rusiñol que cuelgan de las paredes, acaba sintiendo una sana obsesión por el autor, hasta el punto de confundir ambas personalidades.

La obra, reivindicación el arte como patria universal frente a las patrias identitarias, supone una reflexión sobre la destrucción de un concepto vital en el ser humano: la libertad. Algo que en la actualidad, en Cataluña, se ha visto trastocado con el falseamiento del pasado, tratando de configurar de esta manera un orden inventado. Con la única intención de contar un relato sesgado solo se utiliza una parte del conocimiento y la tradición. Rusiñol, artista único y gran amante de los parques ajardinados que tantas veces retrató en sus pinturas logrando que el rey Alfonso XIII lo nombrara jardinero general de Aranjuez tras rechazar el título de marqués, es la antítesis de la situación actual de enfrentamiento entre dos partes. Ingenioso y cosmopolita, representa la inducción a la vida alegre y sensual, el gusto por la belleza, la sutileza y el conocimiento. Es, en definitiva, como dijo Josep Pla “un destructor de fanáticos que representó una sociedad de ciudadanos holgados y juiciosos a orillas del Mediterráneo”.

La excusa de Els Joglars invita a unos días para, además, disfrutar de uno de los parajes naturales más importantes de la provincia de Huelva, un paisaje de dehesas de encinas, alcornoques y castaños que cobija a pueblos de calles empedradas, el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Un espacio con multitud de senderos señalizados donde poder hacer excursiones a pie o a caballo. Otra opción es visitar, en la propia localidad de Aracena, la conocida como Gruta de las Maravillas>, una cueva subterránea de gran belleza y vistosidad y con una extensión que reúne lagos y una gran abundancia y variedad de formaciones, tales como estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, cortinas… Para los amantes del buen comer, la sugerencia es una visita al Museo del Jamón> para conocer todos los secretos de uno de los productos estrella de la gastronomía española.

Unos días que dejarán un recuerdo imborrable en quienes, además, elijan como alojamiento el Hotel Convento Aracena & Spa. Un establecimiento hotelero de cuatro estrellas con unas habitaciones espaciosas y cómodas, con unas zonas comunes muy versátiles, con refrescante piscina exterior, con un spa destinado a ofrecer hidroterapia y masajes relajantes.., todo ello entre las cuatro paredes del que fuera un antiguo convento del siglo XVII y a los pies del majestuoso castillo de la localidad, otra de las visitas que se puede llevar a cabo. Mención aparte merecen el claustro y los jardines, un espacio cargado de historia donde encontrar tranquilidad y sosiego; y el restaurante, con una extensa y exquisita carta basada en los productos de la zona, con el cerdo ibérico como gran argumento gastronómico.

Compartir este Post: