x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana

Higueradelasierra1

HIGUERA DE LA SIERRA NOS DESCUBRE SU ‘MAGICO’ PARAJE DE LAS TOBAS

Conoce Huelva,   -   4 Febrero, 2021

Hablar del pueblo de Higuera de la Sierra es hablar de una naturaleza exuberante y de uno de los rincones más bellos del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en el norte de la provincia de Huelva. Un lugar en el que abundan las dehesas pobladas de encinas y alcornoques compartiendo el espacio con vegetación de monte bajo y un buen número de cursos de agua que recorren su término municipal. Es, además, una comarca, cuya capital es la localidad de Aracena, donde podremos encontrar algún hotel rural con encanto en el disfrutar de unos días de descanso en familia.

Aracena es el mejor lugar para establecer nuestro campamento base. Un pueblo con mucha vida y en el que, además de disfrutar de un hotel de cuatro estrellas con el encanto de un antiguo convento del siglo XVII, podemos descubrir lugares tan sorprendentes como la Gruta de las Maravillas, adentrarnos en la historia visitando su castillo y su iglesia prioral, acercarnos a los placeres de la gastronomía serrana en el Museo del Jamón o en el restaurante Huerto Nun del Hotel Convento Aracena & Spa, o empaparnos de cultura moderna conociendo el Museo de Arte Contemporáneo de Andalucía, el único de estas características al aire libre en la región. También recorrer un casco histórico repleto de monumentos y declarado Bien de Interés Cultural.

Pero volvamos a Higuera de la Sierra, a poco más de 15 kilómetros de nuestro alojamiento rural en Aracena, y a su entorno natural, en el que disfrutaremos de un agradable paseo en familia por el paraje de Las Tobas, uno de los lugares más entrañables y queridos por los vecinos de esta localidad. Se trata de una formación kárstica por la que el agua discurre de manera constante, dibujando en la piedra pequeñas cuevas y oquedades que acogen, sacralizando el lugar y dándole un cierto aire mágico, figuras de la Virgen María.

Las tobas calcáreas nos ofrecen unos paisajes idílicos que parecen transportarnos a un cuento de hadas mientras escuchamos el sonido del agua que cae de manera apacible por una pequeña cascada en la pared. El camino que nos lleva hasta allí es un sendero que discurre entre campos de olivos, alcornoques y encinas y que en tiempos ya pasados servía como nexo de unión entre Higuera de la Sierra y el pueblo vecino de Zufre. Durante el paseo podemos contemplar otros tesoros patrimoniales que hablan de la historia de la localidad, tales como un antiguo molino de aceite, la Cruz de la Vega o un viejo abrevadero.

Existen dos itinerarios para el paseo, ambos circulares. Uno de 5 y otro de 7 kilómetros que comparten buena parte del trayecto. Partiendo desde la Plaza de la Constitución y discurriendo por las calles San Sebastián y Esteban Domínguez dejamos atrás las últimas casas del pueblo. Seguimos durante unos 1,3 kilómetros por la antigua carretera de la Junta, en este tramo descubrimos la Cruz de la Vega, y no abandonamos la zona asfaltada hasta que nos encontramos un mirador donde se sitúa, bien señalizado, el sendero de las Tobas.

Una fuente nos da la bienvenida mientras nos preparamos para ascender por un camino de piedras. Una bajada posterior, que ya nos ofrece unas vistas espectaculares de la Sierra de Aracena, nos lleva al Paraje de las Tobas. Un cartel anuncia el final del sendero, pero nosotros seguiremos por una vereda estrecha durante unos 500 metros hasta llegar a una pista forestal en la que, casi con toda seguridad, hallaremos huellas de ruedas de vehículos a motor.

Quienes se decidan por el camino más corto, seguirán su ruta hacia la izquierda. Una curva a pocos metros nos enfrenta a una exigente subida que desembocará en la zona del Moral. Continuamos ascendiendo y llegamos a la carretera que nos devolverá al pueblo. Aquellos que prefieran andar un poco más, en la pista forestal optarán por tomar una pequeña vereda, de unos 300 metros, que surge por la derecha y que terminará en un camino que habremos de seguir hacia la izquierda. Tras una pequeña subida, nos encontraremos con un tramo sin asfaltar de la antigua carretera de la Junta que, hacia la izquierda, nos conducirá a la zona asfaltada y de ahí, tras pasar junto a los viveros forestales, de vuelta al pueblo.

Compartir este Post: