x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana

Sierraaracena

LOS COLORES DEL INVIERNO PINTAN LA SIERRA DE ARACENA

Qué hacer en Huelva,   -   18 Febrero, 2021

El invierno es una magnífica época para visitar uno de los rincones más emblemáticos de la provincia de Huelva. Sus amplias dehesas pobladas de encinas, alcornoques y castaños se cubren de un verde intenso que contrasta con el blanco casi inmaculado de sus pueblos de casas encaladas y calles empedradas. Las lluvias han alimentado, además, los incontables cursos de agua, acompañados del característico bosque de ribera, con los que ha sido agraciado el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche arrullando nuestros oídos con sus relajantes sonidos. Sentarse a desayunar, mientras contemplamos toda esta belleza natural, en la terraza de algún alojamiento rural con encanto es una buena manera de empezar el día en familia.

El frío no debe ser una excusa para no acercarnos a conocer el entorno y disfrutar de un hotel de cuatro estrellas en Aracena. Contar con una buena ropa de abrigo es garantía suficiente para pasar unos días perfectos, ya que las temperaturas en esta zona en invierno no suelen ser demasiado extremas y la humedad es mucho menor que en la zona de la costa. La localidad de Aracena es la capital de la comarca y sus vecinos superan ligeramente la cifra de 8.200 habitantes.

El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche es el segundo más grande de Andalucía y su vegetación se caracteriza por la presencia de una importante población de encinas, alcornoques y castaños, además de por los bosques de ribera que acompañan a sus cursos de agua. En la zona viven un buen número de animales, algunos de ellos en peligro de extinción como el lince ibérico, la gineta, el turón, la comadreja, el tejón o la garduña. También cuenta con una amplia representación de aves rapaces, destacando el buitre negro, también el buitre leonado, distintas especies de águilas, el halcón peregrino, el búho real, el cernícalo y el cárabo. El Parque ofrece al visitante un buen número de rutas bien señalizadas en las que practicar senderismo y conocer este espacio natural único.

Las posibilidades de ocio que nos ofrece Aracena son innumerables, además de contar con un buen número de alojamientos rurales para disfrutar en familia. La Gruta de las Maravillas es, sin duda, su monumento más sorprendente. Se encuentra en pleno casco urbano y constituye un conjunto de gran belleza y vistosidad debido a la gran extensión de sus lagos, la abundancia y variedad de formaciones kársticas, y la longitud de su recorrido. Fue descubierta a finales del siglo XIX, convirtiéndose en 1914 en la primera cueva turística de España abierta al público.

Se trata de una maravilla que el agua y la roca ha ido esculpiendo a lo largo de miles de años, permitiendo que la imaginación humana pueda sentir la dimensión exacta de la naturaleza con contemplar sus estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, coladas, pisolitos, cortinas… El recorrido está adaptado para todos los públicos y es en forma circular, transitando por galerías que se sobreponen en tres niveles de diferente alturas. La amplia gama de tonalidades y el silencio que transmiten sus lagos, solo roto por el goteo constante desde las alturas, harán que sintamos que el tiempo se ha quedado parado a nuestro alrededor y no queramos regresar a la superficie y a nuestro hotel rural con encanto.

Otra de las propuestas es la visita al recinto fortificado del Castillo, un espacio cargado de historia que nos cuenta como Aracena era una villa fortificada en la época medieval. Fue construido en el siglo XIII sobre una antigua alcazaba musulmana y formo parte de la conocida como Banda Gallega, conjunto de fortificaciones para proteger el Reino de Sevilla, integrado en la Corona de Castilla, de las incursiones de las tropas de Portugal y de las Órdenes Militares asentadas en el sur de Extremadura. Se levanta sobre una superficie de 4.800 metros cuadrados, con una planta irregular para adaptarse a la orografía del terreno y está construida en mampostería.

Junto al castillo, y por encima de un hotel de cuatro estrellas con encanto, se halla la iglesia prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor, el templo más antiguo y emblemático de Aracena. Declarada Bien de Interés Cultural, consta de tres naves de igual altura, cubiertas con bóvedas de crucería, coro y atrio. El presbiterio está adosado a la torre que, con una decoración que sigue el modelo de la Giralda de Sevilla, forma parte de la nave del Evangelio. En el interior destaca el retablo mayor, de principios del siglo XIX y estilo neoclásico presidido por la imagen de la Virgen del Mayor Dolor.

Si nos queda tiempo y antes de dejar nuestro hotel rural en Aracena, podemos dar un paseo por su casco urbano, declarado Bien de Interés Cultural, acercarnos a conocer el ‘sabroso’ Museo del Jamón o descubrir el Museo de Arte Contemporáneo de Andalucía, el único de estas características al aire libre en la región. En el restaurante Huerto Nun, ubicado en el Hotel Convento Aracena & Spa, un alojamiento de cuatro estrellas que se halla entre las paredes del que fuera un antiguo convento dominico del siglo XVII, podemos degustar una gastronomía que aúna tradición y modernidad y que tiene al cerdo ibérico como gran estandarte.

Compartir este Post: