x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana aquí

Presa gaspar rio murtigas la nava sierra de huelva

PASEO POR EL VALLE DEL MÚRTIGAS, UN VERGEL EN LA SIERRA DE ARACENA

Senderismo en Aracena,   -   21 Enero, 2021

El invierno es una magnífica época para visitar el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y disfrutar de alguno de sus alojamientos rurales con encanto. Quizás no encontremos con un paisaje nevado. O con unas dehesas de un verde intenso después de las lluvias del otoño. También con los últimos días de la montanera y con los primeros de la matanza, cuando los cerdos ibéricos, bien nutridos de pasto y de bellotas, son sacrificados para degustar sus sabrosa carne (“del cerdo me gustan hasta los andares”) e incluso, en una de las mejores zonas para la micología en Europa, con la recolección de aquellos hongos y setas a los que más les gustan el frío, como el níscalo, la seta de pie azul, la chantarela, la angula de monte, la trompeta de los  muertos o la lengua de gato.

Aracena es la capital de la comarca y aquí encontramos un hotel de cuatro estrellas con encanto, ya que está ubicado entre las cuatro paredes de un antiguo convento del siglo XVII, remodelado con total minuciosidad para conservar todo su pasado y ofrecer al huésped todos los servicios que espera encontrar en un establecimiento hotelero del siglo XXI. Está ubicado en pleno centro histórico y a los pies del cerro sobre el que se sitúan el castillo y la Iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor. El Hotel Convento Aracena & Spa será nuestro punto de partida para, en familia, conocer en Valle del río Múrtigas, un auténtico vergel en el norte de la provincia de Huelva.

El río Múrtigas es un afluente del Guadiana, siendo el curso de agua con mayor recorrido de la comarca, que tiene la peculiaridad de nacer en la Fuente de los Doce Caños, en la localidad de Fuenteheridos, a menos de 15 kilómetros de nuestro hotel rural en Aracena. Desde allí viaja hasta Galaroza, un pequeño pueblo situado en un frondoso valle, y recorre todo el término de La Nava.

Todo este bello paraje natural, que podemos recorrer por alguno de los caminos y senderos que lo recorren tras disfrutar en familia de un alojamiento con encanto en la Sierra de Aracena, es conocido como Valle del Múrtigas. Un espacio de gran cromatismo cubierto por una frondosa vegetación, que da lugar al bosque de galería, y que se diferencia del resto del Parque Natural por su gran valor ecológico y la fertilidad de sus tierras, lo que hace que esté salpicado de numerosas huertas de regadío en las que desde tiempos remotos se produce una abundante cosecha de frutas y hortalizas.

Tal es la importancia de la producción hortofrutícola de esta zona que a los habitantes de Fuenteheridos se les conoce como ‘paperos’, por las sabrosas patatas que producen; los de Galaroza reciben el apodo de ‘cachoneros’ en honor al ‘pero cachón’, una variedad autóctona de manzana (en muchos lugares de Andalucía la manzana es conocida como pero); y en La Nava viven los ‘navinos’, con el melocotón como gran estandarte de la localidad, fruto con el que, entre otras utilidades, se elabora un delicioso ponche que protagoniza una original fiesta con la llegada del verano.

El Valle del Múrtigas está tan íntimamente ligado a la cultura del agua que la Fuente de los Doce Caños es el lugar más emblemático y más visitado de Fuenteheridos y en Galaroza existen un buen número de lievas (acequias junto a las aceras) por las que el agua discurre a través de las calles del pueblo aportando un frescor y una sonoridad únicos, y una fiesta popular con el agua como gran protagonista conocida como la de Los Jarritos (cada 6 de septiembre). En la zona, además, podemos encontrar un buen número de alojamientos rurales de calidad para disfrutar en familia.

En La Nava, por su parte, pueden verse restos de antiguos molinos, que en la Edad Medida recibían cereales para su molienda de distintos lugares de España y Portugal, y de pequeñas industrias que se dedicaban al ‘bataneo’, actividad que, aprovechando las corrientes de agua, se dedicaban a curtir telas, paños y diferentes tejidos. También podemos acercarnos a conocer su Puente ‘romano’, hermosa estructura de dos ojos que, a pesar de su nombre, es de origen medieval  y cuya construcción fue impulsada, debido a que el río llevaba en los meses lluviosos un caudal que lo hacía infranqueable, por los molineros de la localidad a finales del siglo XV.

 El río continúa su camino hacia el Guadiana atravesando los términos municipales de Cumbres de San Bartolomé y Encinasola para llegar a Portugal cerca de la localidad de Barrancos y unirse, finalmente, al Guadiana por el norte de Moura.

Compartir este Post: