x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana aquí

11

CUATRO LUGARES IMPRESCINDIBLES EN LA SIERRA DE ARACENA

Visitar el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche es siempre una experiencia reconfortante. Descubrir este hermoso rincón de la provincia de Huelva supone disfrutar de un entorno único de amplias dehesas pobladas de alcornoques, encinas y castaños que poder recorrer por sus muchos senderos o de pueblos de casas encaladas y calles empedradas en los que dejarse mimar en un alojamiento rural con encanto.

Un enclave que, además, nos ofrece un rico patrimonio histórico-artístico, una gastronomía que aúna tradición y modernidad y que gira alrededor del cerdo ibérico y un sinfín de actividades para poder disfrutar en pareja o con toda la familia en un entorno de alojamientos rurales de calidad. A lo largo de estas líneas vamos a adentrarnos en cuatro lugares que ningún viajero debería perderse cuando decide acercarse a conocer Aracena y su entorno. Desde lo más profundo de la Tierra, en la Gruta de las Maravillas, viajaremos hasta casi rozar el cielo en la Peña de Arias Montano para trasladarnos luego al pasado árabe de estas tierras visitando la Mezquita de Almonaster la Real y descubriremos un arte único, el de Los Llanos de Linares de la Sierra.

Una de las cuevas visitables más impresionantes de España está en Aracena, capital de la comarca y un coqueto pueblo donde encontrar hoteles con encanto en los que hospedarnos para pasar unos días inolvidables. La conocida como Gruta de las Maravillas se halla bajo el cerro coronado por su castillo medieval y por la iglesia prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor y presenta un desarrollo horizontal en tres niveles superpuestos con más de 2.000 metros de galerías. Se trata de una cavidad con más de 500 millones de años de antigüedad cuyos elementos ha ido modelando el agua sobre calizas y mármoles convirtiéndola en un manantial de inagotable belleza.

Testigo de tiempos remotos, la gruta, una de las mejor conservadas del mundo, muestra al visitante un excepcional conjunto de galerías, salones, lagos y cursos subterráneos adornados por estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, coladas, pisolitos, cortinas… que nos hablan del inagotable trabajo del agua y el tiempo sobre la roca y que provocan que se desborde nuestra imaginación. Descubierta a mediados del siglo XIX, su apertura al público se produjo en 1914, siendo la primera cueva turística de España.

A menos de 13 kilómetros de nuestro alojamiento rural con encanto en Aracena se encuentra la población de Alájar, que cuenta con uno de los lugares más visitados de la sierra onubense, la Peña de Arias Montano y la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, uno de los centros de peregrinación más importantes de Andalucía.

De este lugar dijo el propio Arias Montano, célebre humanista que fue consejero de Felipe II, “estancia es, que por ninguna ciudad la trocaría por no haber visto en cuanto he andado en España ni aún en otras provincias, un sitio semejante a éste de la Peña de Aracena en el cual concurren muchas cosas naturales, como son la altura del lugar, templanza del cielo, y sanidad de la habitación, abundancia de aguas… Juntas todas las bellezas naturales que este lugar posee no creo que haya pieza en Europa que le lleve ventaja”.

Este monumento de la naturaleza de gran valor paisajístico e histórico está conformado por la ermita, datada en el siglo XVI; una pintoresca espadaña de estilo neoclásico que se asoma a este enorme balcón natural y que está acompañada a ambos lados por sendos humilladeros apilastrados de origen desconocido pero de estilo renacentista; el Arco de los novios, una portada almohadillada que consta de dos semicolumnas y un arco y que se cree pudo ser la puerta del entrada al jardín que allí creó el propio Arias Montano; el Centro de Interpretación de Arias Montano; la Huerta Romana, una obra actual convertida en espacio de recreo, descanso y merendero; y las Cuevas de las Lapas, conjunto de cavidades situadas en el elemento vertical de la Peña. Por encima de la ermita, a unos 20 minutos a pie, un mirador que nos ofrece un perspectiva única del monumento y unas vistas espectaculares del Parque Natural Sierra de Aracena.

Nuestro hotel rural con encanto en la Sierra de Aracena se halla a algo más de 30 kilómetros de nuestro siguiente destino, la localidad de Almonaster la Real. Allí visitaremos su Mezquita, considerada monumento histórico-artístico desde 1931. Construida entre los siglos IX y X y ubicada en el interior de los restos amurallados del castillo, fue levantada sobre los restos de una basílica visigoda del siglo VI, que a su vez se construyó sobre algún edificio monumental romano de los siglos I o II d. C., y durante la Reconquista fue convertida en ermita cristiana. De un valor excepcional es la única mezquita que ha llegado prácticamente intacta hasta nuestros días en una zona rural de España.

Nuestro recorrido y nuestra estancia en un alojamiento rural con encanto en la Sierra de Aracena terminan en Linares de la Sierra, un núcleo urbano de gran belleza con algo más de 300 habitantes. Allí descubriremos como sus calles están adornadas de manera meticulosa con auténticas alfombras de piedra conocidas como llanos. Se trata de vistosos y peculiares empedrados, situados muchos de ellos en las entradas a las casas, que a modo de alfombras de piedra representan motivos florales, animales, figuras geométricas… y que por lo general combinan el color azul y el blanco. En la actualidad existen unos 300 llanos, casi el mismo número que habitantes, y algunos están datados en el siglo XIX.

Esta visita nos brinda también la posibilidad de alojarnos en un hotel de cuatro estrellas con encanto en Aracena. Se trata de un moderno establecimiento hotelero con todos los servicios y comodidades que busca el viajero del siglo XXI, pero con la singularidad de estar enclavado entre las paredes del que fuera un antiguo convento dominico del siglo XVII. El hotel cuenta con amplias y confortables habitaciones, con zonas comunes muy versátiles, con un spa en el que relajar cuerpo y mente, unos jardines y un claustro que invitan al paseo y a la reflexión y, entre otras muchas cosas, un restaurante, el Huerto Nun, en el que descubrir los sabores de esta tierra.

Compartir este Post: