x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana

Ariasmontano

UN PASEO POR LA TIERRA QUE ENAMORÓ A ARIAS MONTANO

El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche es un espacio del norte de la provincia de Huelva que alberga una gran variedad paisajística, un importante legado histórico-patrimonial, una gastronomía sabrosa y variada, innumerables actividades de ocio y de deporte de aventuras, gentes amables y acogedoras, un buen número de bonitos pueblos de casas blancas y calles empedradas, una gran variedad de flora y fauna… Aracena es la capital de una comarca que cuenta con localidades con tanto encanto como Alájar, Castaño del Robledo, Fuenteheridos, Zufre, Linares de la Sierra

“Estancia es, que por ninguna ciudad la trocaría por no haber visto en cuanto he andado en España ni aún en otras provincias, un sitio semejante a éste de la Peña de Aracena en el cual concurren muchas cosas naturales, como son la altura del lugar, templanza del cielo, y sanidad de la habitación, abundancia de aguas, anchura de cielos y muy muchas otras partes a propósito de un acomodado retiramiento, mayormente no habiendo en esta Andalucía estancia más fresca para el estío que ésta, y estando a catorce leguas de Sevilla […]. Porque perpetuamente tiene verdura de monte, y pasto de yerba y diversos frutos que caen de las matas, y es caliente, donde jamás cuaja nieve y abunda en muchas partes de agua […]. Juntas todas las bellezas naturales que este lugar posee no creo haya pieza en Europa que le lleve ventaja”.

Así hablaba Benito Arias Montano, humanista, consejero del rey Felipe II, redactor del Concilio de Trento, editor de la Biblia Políglota, alquimista y astrólogo, de esta zona de la provincia de Huelva que se acabó convirtiendo en su refugio, ese lugar que le acogía cuando necesitaba descansar de los asuntos de Estado. Fue conocer la Peña de Alájar, que él llamó de Aracena y hoy recibe el nombre de Arias Montano, y enamorarse de este enorme promontorio de roca caliza desde el que pueden contemplarse unas vistas formidables de la Sierra de Aracena y que acoge la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, un importante centro de peregrinación de fieles de toda España y cuya romería suele celebrarse en el mes de septiembre.

La ruta parte de Aracena, capital de la comarca y lugar que elegiremos para hospedarnos. Lo haremos en un espacio lleno de encanto, ya que se trata del antiguo convento dominico de Jesús, María y José, datado en el siglo XVII. Tras una respetuosa rehabilitación se ha convertido en el Hotel Convento Aracena & Spa, un alojamiento hostelero de cuatro estrellas que cuenta con amplias y confortables habitaciones, piscina, spa, jardines, una oferta gastronómica de primer nivel basada en los productos de la zona… Aquí podemos visitar su castillo y su iglesia prioral, que dominan la localidad desde del cerro; la impresionante Gruta de las Maravillas, con sus casi mil metros de galerías visitables y sus Salas de los Brillantes y de los Desnudos o su Salón de la Cristalería de Dios; el Museo del Jamón; las iglesias mudéjares del casco histórico; el Museo de Arte Contemporáneo de Andalucía, el único de la región al aire libre.

El siguiente destino de nuestra ruta por la Sierra de Aracena nos lleva a Linares de la Sierra, localidad enclavada en un valle que vigilan las Sierras de de Picachanes, el Alto del Chorrito y la Era Rasa. Aquí podemos ver la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, levantada a finales del siglo XVIII sobre un templo anterior, y la Plaza de Toros, que se encuentra adosada a la iglesia y que sirve como plaza local. Sus casas blancas se ven salpicadas del color de las flores que adornan sus macetas y en el suelo encontramos los conocidos como ‘llanos’ o ‘cuadros’, bonitos empedrados artesanales y artísticos con vistosas formas decorativas que muchos vecinos colocan en las entradas de sus viviendas.

Continuamos hacia Alájar, localidad que se encuentra a los pies de la Peña de Arias Montano y que, junto a otros muchos pueblos de la zona, está declarada Conjunto Histórico-Artístico. Para acercarnos a la Peña y poder disfrutar de sus magníficas vistas habrá que transitar por una carretera serpenteante adornada de castaños. Las callejuelas empedradas de Alájar, además de su propio nombre, delatan su pasado árabe. Allí también puede visitarse la ermita de San Bartolomé, situada en un paraje que, durante la noche, se convierte en un excelente puntos de observación del cielo estrellado en el marco de la Reserva Starlight de Sierra Morena.

El camino nos conduce ahora hasta Castaño del Robledo, una pequeña población que cuenta, para los amantes del senderismo y la bicicleta, con un buen número de rutas que se adentran en las amplias dehesas que conforman el Parque Natural entre alcornoques, encinas y castaños. Allí pueden encontrarse caminos hacia Galaroza, Fuenteheridos, Alájar, Santa Ana la Real o hacia el singular paraje de los Chorros de Joyarancón. Entre su patrimonio artístico destacan su iglesia inacabada y El Caserío, conjunto arquitectónico declarado Bien de Interés Cultural en el que destacan la Iglesia de Santiago el Mayor, los Humilladeros del Señor, la Fuente y algunas casas antiguas. Desde el Mirador de los Conejales se disfruta de una de las más bellas panorámicas del Parque Natural.

De allí a Fuenteheridos, un ejemplo de la importancia que el agua tiene en la comarca y que queda representada en su Fuente de los Doce Caños, manantial que da vida al río Múrtigas. El pueblo, de típicas callejuelas serranas, está presidido por la torre del campanario de la iglesia del Espíritu Santo. Desde aquí, la ruta nos devuelve ya a Aracena pasando por la pedanía de Los Marines.

Compartir este Post: