x

¿Quieres conocer los secretos de nuestro convento?

No se pierdan nuestras visitas guiadas los fines de semana aquí

Conocearacena

CORTA ATALAYA, UNA IMPRESIONANTE OBRA HUMANA EN LA NATURALEZA

Qué hacer en Huelva,   -   15 Abril, 2021

Son muchas las sorpresas que nos depara la provincia de Huelva. Conocida en el mundo entero por sus playas y su sol, este hermoso rincón de Andalucía cuenta con muchos otros encantos. Nuestra propuesta es   establecer nuestro campamento base en la localidad de Aracena, en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, donde podemos alojarnos en algún hotel de cuatro estrellas con encanto. Desde allí podemos acercarnos a conocer pueblos con tanto encanto como Castaño del Robledo, Cortegana, Aroche, Linares de la Sierra o Zufre; y bellos rincones naturales como el Valle del Múrtigas, los Parajes Naturales Sierra Pelada y Rivera del Aserrador y Peñas de Aroche, el Paraje de las Tobas o el Cerro Bonales.

En esta ocasión, sin embargo, nuestra propuesta es desde nuestro alojamiento rural de calidad viajar unos kilómetros en dirección sur, en concreto por la carretera A-461 hacia Campofrío y Zalamea la Real, hasta detenernos a la zona de las Minas de Riotinto, un lugar que nos hará sentir como astronautas que acabaran de bajar de su nave espacial en algún rincón del planeta Marte. Del Parque Minero, donde podemos aprovechar para hacer un sorprendente viaje en un tren del siglo XIX por parte del antiguo trazado que desde 1875 conectaba las minas con el Puerto de Huelva, a nuestro destino final hay apenas seis minutos en coche. La Corta Atalaya, que es donde nos dirigimos, es un rincón que impresiona, una increíble obra del hombre en la naturaleza.

Esta instalación minera, cuando era una explotación subterránea conocida como Filón de San Dionisio, fue comprada por la Riotinto Company en 1873 al gobierno de la I República por un importe de 94 millones de pesetas (cerca de 565.000 euros). En 1884, el empresario e historiador de las minas, David Avery, consideraba a Rio Tinto como “el mayor centro minero del mundo”. Más tarde, allá por 1907,el Filón pasó a convertirse en el yacimiento a cielo abierto Corta Atalaya, uno de los proyectos más ambiciosos de la compañía y que estuvo en explotación hasta septiembre de 1994.

La compañía británica construyó también cerca de la mina una aldea para los trabajadores. Un espacio,   conocido como barrio de Bella Vista, que contaba con plaza pública, una capilla, un almacén de alimentos, un casino, una escuela y un cuartel de la Guardia Civil. Aún se puede visitar la Casa 21, un inmueble que hará volar nuestra imaginación hacia los tiempos de la Reina Victoria. Este barrio fue denominado por el escritor y poeta de la localidad, Juan Cobos Wilkins, como una “Gibraltar sui generis”.

Sus dimensiones sobrecogen. La elipse de esta enorme explotación es de 1.200 metros de largo y 900 metros de ancho. Y acercarse a su borde no es apto para personas con vértigo, ya que tiene una profundidad de 350 metros. Un hecho que nos hablará a las claras de las proporciones de este gigantesco agujero será fijarnos en la locomotora a vapor que se halla abandona en uno de sus anillos. Nos parecerá una miniatura.

La Corta Atalaya, con su majestuoso paisaje, se ha convertido en un buen número de ocasiones en plató de cine para el rodaje de algunas escenas en películas como ‘El corazón de la Tierra’ (2007), de Antonio Cuadri, un drama histórico que se desarrolla en la España del siglo XIX; o ‘Próxima’ (2007), un film de ciencia ficción dirigido por Carlos Atanes.

En Aracena, donde encontraremos un hotel con el encanto de un antiguo convento del siglo XVII que será nuestro alojamiento, debemos tomarnos algo de tiempo para pasear por las calles de un casco urbano que está considerado Bien de Interés Cultural y visitar la que fue la primera cueva turística de España y cuyo interior alberga un auténtico tesoro natural labrado por el agua y la piedra a lo largo de miles de años, la conocida como Gruta de las Maravillas. También podemos acercarnos a conocer el castillo y la iglesia prioral que, desde lo alto del cerro, parecen vigilar el deambular cotidiano de los aracenenses; el ‘sabroso’ Museo del Jamón, uno de los productos estrella de la gastronomía de Aracena y su comarca con la DOP Jabugo; la Fuente de Zulema, origen de una bonita leyenda; o el Museo de Andalucía de Arte Contemporáneo, el único de estas características al aire libre en la región.

Compartir este Post: